El miércoles la jueza Stella Eizmendi decidirá si los imputados por el “homicidio en ocasión de robo” de Beryl Williams (86) -foto- continuarán detenidos en prisión preventiva. Se trata de Manuel Adrián Colón (36), Rodrigo Ramón (24) y Leandro Ramón (22).
Las audiencias se realizan bajo un sistema WebEx, provisto por el Poder Judicial, donde las partes -juez, fiscal, la familia de la víctima quienes se constituyeron como querellantes con el patrocinio del abogado Emilio Galende, defensores e imputados- se conectan de manera remota a través de internet. Pero en este caso el comienzo de la audiencia se demoró casi dos horas, porque el Gobierno solamente brindó un teléfono a las comisarías para que los detenidos puedan participar de las videoconferencias. Como hubo una audiencia previa, los policías tuvieron que llevar el único teléfono disponible en un móvil hasta la Alcaidía de Trelew, donde están detenidos los hermanos Ramón. Al otro detenido, Colón, un policía le prestó el teléfono así se podía conectar.
La audiencia, más allá de la demora de dos horas en comenzar, se extendió dos horas más por los diversos planteos. Los hermanos Ramón son patrocinados por los abogados particulares Carlos Del Mármol y Fabián Gabalachis; mientras que Colón es asesorado por la defensa pública. Todos pidieron la libertad de sus clientes o el arresto domiciliario. Sobre “El negro” Mauricio Ramírez, el cuarto imputado, quien fue detenido en San Luis tras encontrarse prófugo, sigue vigente el plazo de detención hasta el 3 de junio.
La causa está a cargo de los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño, quienes plantearon la continuidad de la detención de los imputados por cuatro meses a la vez que describieron a la causa como compleja. La calificación legal de lleva la causa es “homicidio en ocasión de robo” previsto con una pena entre 10 y 25 años de prisión.

El caso

Delincuentes ingresaron al domicilio donde vivía Williams, en la zona céntrica de la ciudad, la golpearon, ataron con precintos y la amordazaron, lo cual le provocó la muerte por asfixia. Del lugar sustrajeron dinero y otros elementos. Según la investigación, la camioneta que se utilizó en el hecho en Madryn había sido robada días antes en Trelew y, a la mañana siguiente del homicidio, apareció abandonada nuevamente en Trelew. Le habían rociado combustible pero no se alcanzó a incendiar.

Antecedentes

Los tres detenidos poseen un frondoso prontuario. Los hermanos de apellido Ramón, de Trelew, están sindicados de integrar la banda denominada “Los Ramones”. Uno se encontraba en libertad condicional. Y ambos poseen causas vinculadas a robos. “Están utilizando la marginalidad de mi patrocinado”, argumentó Fabián Gabalachis, que patrocina a uno de los hermanos. El otro es defendido por el abogado Carlos del Mármol. Ambos letrados solicitaron la libertad o el arresto domiciliario para sus clientes.
Colón, por su parte, posee un expediente por “asociación ilícita”, donde también fueron involucrados los Ramón. En cuanto a Ramírez, es vecino de Leandro Ramón y de Manuel Colón. Y la policía sospecha que fue la persona que actuó en el rol de “campana”. En su domicilio, meses atrás se detuvo a una persona vinculada a un robo cometido en una joyería y su domicilio también fue allanado por el robo a una entidad bancaria. Fue detenido en San Luis, donde tenía escondido el automóvil. Le había sacado la patente, y le estaba modificando los espejos retrovisores y las llantas.