La Municipalidad de Puerto Madryn colocó un cartel en el mirador de ingreso a la ciudad con motivo de cumplirse 23 años desde que se hermanaran Madryn y la ciudad de Nefyn en Gales. El nuevo cartel es similar al que se encuentra en el ingreso de la ciudad galesa y da la bienvenida en tres idiomas, español, galés e inglés. El hermanamiento se llevó a cabo el 24 de septiembre de 1998.

Después de la Segunda Guerra Mundial, para reconstruir lazos de unión entre los pueblos, las Naciones Unidas establecieron la política de “hermanar” ciudades de diferentes países. Las ciudades hermanas deben tener algo en común, aunque sea el tamaño, o mejor aún alguna conexión histórica.

Desde 1865 el rincón de Bahía Nueva fue llamado Puerto Madryn por los colonos galeses en homenaje a Sir Love Jones Parry, barón de Madryn, quien exploró nuestra zona en 1863. La mansión de este noble, Madryn Castell, está cerca de la pequeña ciudad de Nefyn, en el noroeste de Gales. Madryn es también el nombre de un cerro cercano a Nefyn, con ruinas prehistóricas en su cima.

Debido al vínculo creado por compartir el nombre, en 1998 Puerto Madryn fue oficialmente hermanada a Nefyn. Este vínculo formal, patrocinado por las Naciones Unidas, fue el primero que se estableció entre una ciudad argentina y una británica. Considerando la complicada historia reciente de las relaciones argentino-británicas, este primer hermanamiento marca un positivo cambio de tendencia.

Desde entonces, otras ciudades del Chubut tienen hermanas galesas: Trelew y Caernarfon, Esquel y Aberystwyth, Rawson y Ffestiniog… pero las “hermanas mayores” son Puerto Madryn y Nefyn, y por cierto -como tales- deberían dar el ejemplo de fortalecer este interesante vínculo cultural entre comunidades distantes en kilómetros pero cercanas en el corazón.